Más ideas de Ainhoa
Las manos se persiguen, se acorralan, huyen por los rincones, vuelan, gritan o van a agonizar en tus cabellos....

Aquí, en algún lugar Aquí, en algún lugar perdido entre la juventud y la vejez, buscando algún indicio de algo que no me suene a ayer y no me importe dejar para mañana. Sin encontrarlo. Karmelo C. Iribarren