Explore Palenque, Freedom, and more!

Palenque de San Basilio: Todos los palenques del rey Benkos fueron reconocidos como poblaciones legales y sus apalencados como negros horros con cartas de libertad en mil y seiscientos y cinco.

Palenque de San Basilio: Todos los palenques del rey Benkos fueron reconocidos como poblaciones legales y sus apalencados como negros horros con cartas de libertad en mil y seiscientos y cinco.

Era un villorrio pequeño y amurallado —aunque pobremente—, cuya bondad atraía a numerosos navíos necesitados de carenado, reparaciones o avituallamiento.

Era un villorrio pequeño y amurallado —aunque pobremente—, cuya bondad atraía a numerosos navíos necesitados de carenado, reparaciones o avituallamiento.

Zarpamos de Curaçao, pasando cerca de Aruba, de Maracaibo y de Cabo de la Vela sin atracar y, tras dos días de travesía con fuertes vientos del noroeste, llegamos a Río de la Hacha.

Zarpamos de Curaçao, pasando cerca de Aruba, de Maracaibo y de Cabo de la Vela sin atracar y, tras dos días de travesía con fuertes vientos del noroeste, llegamos a Río de la Hacha.

Cubagua era famosa por la habilidad de sus indios guaiqueríes para la pesca de perlas.

Cubagua era famosa por la habilidad de sus indios guaiqueríes para la pesca de perlas.

Era un villorrio pequeño y amurallado —aunque pobremente—, cuya bondad atraía a numerosos navíos necesitados de carenado, reparaciones o avituallamiento.

Era un villorrio pequeño y amurallado —aunque pobremente—, cuya bondad atraía a numerosos navíos necesitados de carenado, reparaciones o avituallamiento.

Impulsados por los fuertes vientos alisios, al día siguiente atracamos en Trinidad y allí, en el puerto, el señor Esteban presentó sus saludos a los comerciantes y a los vecinos de la isla que acudieron ante el aviso de nuestra arribada y, ejerciendo su oficio, les vendió mercaderías de las que llevaba en el barco.

Impulsados por los fuertes vientos alisios, al día siguiente atracamos en Trinidad y allí, en el puerto, el señor Esteban presentó sus saludos a los comerciantes y a los vecinos de la isla que acudieron ante el aviso de nuestra arribada y, ejerciendo su oficio, les vendió mercaderías de las que llevaba en el barco.

Zarpamos de Curaçao, pasando cerca de Aruba, de Maracaibo y de Cabo de la Vela sin atracar y, tras dos días de travesía con fuertes vientos del noroeste, llegamos a Río de la Hacha.

Zarpamos de Curaçao, pasando cerca de Aruba, de Maracaibo y de Cabo de la Vela sin atracar y, tras dos días de travesía con fuertes vientos del noroeste, llegamos a Río de la Hacha.

La flota de Los Galeones traía todos los años lienzo brite e hilo de vela en abundancia, por eso tu señor padre pensaba comprarlos a buen precio en la feria de Portobelo, la que se celebra cuando llegan las naves de España, y llevarlos a los establecimientos de Melchor para cobrar los dineros.

La flota de Los Galeones traía todos los años lienzo brite e hilo de vela en abundancia, por eso tu señor padre pensaba comprarlos a buen precio en la feria de Portobelo, la que se celebra cuando llegan las naves de España, y llevarlos a los establecimientos de Melchor para cobrar los dineros.

En Curaçao vi por primera vez a mi padre rechazando el comercio de negros.

En Curaçao vi por primera vez a mi padre rechazando el comercio de negros.

Knowledge, Tropical, Charms, Tips, Dominican Republic, Travel Destinations, Santos, Santo Domingo, Destinations

Cabo Catoche y Cabo San Antón: Mareamos muy cerca de la Equinoccial, entre la punta de Catoche del Yucatán y la punta de San Antón, al oriente de Cuba.

Cabo Catoche y Cabo San Antón: Mareamos muy cerca de la Equinoccial, entre la punta de Catoche del Yucatán y la punta de San Antón, al oriente de Cuba.

Scenic Castle Hohensalzburg at Sunset - Salzburg Austria | The 20 Most Stunning Fairytale Castles in Winter

The 20 Most Stunning Fairytale Castles in Winter

Scenic Castle Hohensalzburg at Sunset – Salzburg Austria

Era un villorrio pequeño y amurallado —aunque pobremente—, cuya bondad atraía a numerosos navíos necesitados de carenado, reparaciones o avituallamiento.

Era un villorrio pequeño y amurallado —aunque pobremente—, cuya bondad atraía a numerosos navíos necesitados de carenado, reparaciones o avituallamiento.

Pinterest
Search