Explore Portal, Novels, and more!

BAJO SU PIEL 6 | Portal de Espejo Fracturado.

BAJO SU PIEL 6 | Portal de Espejo Fracturado.

Portal de Espejo Fracturado.: EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 7. La suma sacerdotisa, el sol, la luna y la justicia, parte 2.

Portal de Espejo Fracturado.: EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 7. La suma sacerdotisa, el sol, la luna y la justicia, parte 2.

EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 2. El sumo sacerdote, los amantes y el mago.| Portal de Espejo Fracturado.

EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 2. El sumo sacerdote, los amantes y el mago.| Portal de Espejo Fracturado.

EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 5. El diablo, la fuerza y el carro. | Portal de Espejo Fracturado.

EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 5. El diablo, la fuerza y el carro. | Portal de Espejo Fracturado.

Portal de Espejo Fracturado.: EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO, CAPÍTULO 4. El loco, el colgado y el ermitaño.

Portal de Espejo Fracturado.: EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO, CAPÍTULO 4. El loco, el colgado y el ermitaño.

Portal de Espejo Fracturado.: EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 3: Templanza, el mundo y el emperador.

Portal de Espejo Fracturado.: EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 3: Templanza, el mundo y el emperador.

EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 1: La torre, la muerte, la emperatriz. | Portal de Espejo Fracturado.

EL TAROT POÉTICO PROHIBIDO DE H. RUANO. CAPÍTULO 1: La torre, la muerte, la emperatriz. | Portal de Espejo Fracturado.

Portal de Espejo Fracturado.: UNA COPA (clic en la imagen para leer)

Portal de Espejo Fracturado.: UNA COPA (clic en la imagen para leer)

Portal de Espejo Fracturado.: SPIRIA 5

Portal de Espejo Fracturado.: SPIRIA 5

Portal de Espejo Fracturado.: EL SEÑOR ESTOPADISCO

Portal de Espejo Fracturado.: EL SEÑOR ESTOPADISCO

Portal de Espejo Fracturado.: LOS VISITANTES "Los peces se arremolinaron en el fondo del acuario, justo al frente de su nueva torre de plástico estilo Mordor, después de que Pacino, la carpa koi, falleció. Viviana pensó por un momento que se lo comerían, del mismo modo en que se habían dado un festín caníbal con DeNiro, pero lo que hicieron fue recostarse alrededor de él en un círculo perfecto (...)"

Portal de Espejo Fracturado.: LOS VISITANTES "Los peces se arremolinaron en el fondo del acuario, justo al frente de su nueva torre de plástico estilo Mordor, después de que Pacino, la carpa koi, falleció. Viviana pensó por un momento que se lo comerían, del mismo modo en que se habían dado un festín caníbal con DeNiro, pero lo que hicieron fue recostarse alrededor de él en un círculo perfecto (...)"

Los visitantes, parte 2: "Perla ya había dejado muy atrás al novio de la discordia; estaba casada con otro y tenía un hijo de dos años, así que no había nada que aclarar, ni perdonar… ni lo hubo nunca.    Viviana era huérfana, y nunca quiso tener hijos, por lo que Perla era lo  más cercano que tenía a una familia, y se sentía profundamente aliviada y feliz por tenerla una vez más en su vida. Mientras recapitulaban todo lo ocurrido durante (...)"

Los visitantes, parte 2: "Perla ya había dejado muy atrás al novio de la discordia; estaba casada con otro y tenía un hijo de dos años, así que no había nada que aclarar, ni perdonar… ni lo hubo nunca. Viviana era huérfana, y nunca quiso tener hijos, por lo que Perla era lo más cercano que tenía a una familia, y se sentía profundamente aliviada y feliz por tenerla una vez más en su vida. Mientras recapitulaban todo lo ocurrido durante (...)"

"Sonó la trompeta de caracol tan temprano como siempre, mientras un hombre se escurría entre los árboles con torpeza, junto con los primeros rayos de luz. Los comerciantes empezaban a poner sus tendidos de ropa, comida y alhajas, por lo que el individuo, a la vez que se sobaba el espinazo, se internó un poco más entre las matas para que no lo reconocieran en el mercado. No había tiempo que perder. Por suerte sabía un atajo a partir de allí que lo llevaría rápido hasta(...)"

"Sonó la trompeta de caracol tan temprano como siempre, mientras un hombre se escurría entre los árboles con torpeza, junto con los primeros rayos de luz. Los comerciantes empezaban a poner sus tendidos de ropa, comida y alhajas, por lo que el individuo, a la vez que se sobaba el espinazo, se internó un poco más entre las matas para que no lo reconocieran en el mercado. No había tiempo que perder. Por suerte sabía un atajo a partir de allí que lo llevaría rápido hasta(...)"

"En la jurisdicción de Ekab heredó el gobierno alguna vez la mujer más brava, soberbia e insoportable de toda la región. Cuando su padre murió y tuvo que convertirse en la Halach Uinik, Amankaya era impulsiva, en ocasiones violenta, parlanchina hasta reventar y siempre esperaba que las cosas se hicieran a su manera, o más bien a su capricho. Tenía una enorme fascinación por la caza y las joyas, y un secreto desprecio por sus súbditos, que la convertían(...)"

"En la jurisdicción de Ekab heredó el gobierno alguna vez la mujer más brava, soberbia e insoportable de toda la región. Cuando su padre murió y tuvo que convertirse en la Halach Uinik, Amankaya era impulsiva, en ocasiones violenta, parlanchina hasta reventar y siempre esperaba que las cosas se hicieran a su manera, o más bien a su capricho. Tenía una enorme fascinación por la caza y las joyas, y un secreto desprecio por sus súbditos, que la convertían(...)"

"La luz que nacía de la entrada se apagó con la sombra de la comitiva. Era el fin de la espera, y todos los nervios de Atzin se apelotonaron en su garganta.    —Me gustaría recibir una explicación para semejante demora— reclamó el tlatoani secamente.    —Sí, mi señor— respondió Atzin bajando ligeramente la cabeza— Nos interceptaron en la selva y han matado a todos mis hombres. Por buena voluntad de los dioses yo pude huir, y aunque me despeñé y quedé herido, me ayudó una(...)"

"La luz que nacía de la entrada se apagó con la sombra de la comitiva. Era el fin de la espera, y todos los nervios de Atzin se apelotonaron en su garganta. —Me gustaría recibir una explicación para semejante demora— reclamó el tlatoani secamente. —Sí, mi señor— respondió Atzin bajando ligeramente la cabeza— Nos interceptaron en la selva y han matado a todos mis hombres. Por buena voluntad de los dioses yo pude huir, y aunque me despeñé y quedé herido, me ayudó una(...)"

Pinterest
Search