No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.

“No se trataba de rabia ni resentimiento; mucho menos de odio; lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesto a dar”. Frase de Edwin Vergara, escritor y locutor de radio y televisión colombiano, en ‘Cartas si

–

No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.

Me puse la sonrisa que me regalaste

No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.

No…

No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.

Lo que mas me gusta de ti, es todo lo que te hace tan tu

No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.

No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.

No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.

–

No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.

Ya vendrá..

No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.

–

No se trataba de rabia ni resentimiento mucho menos de odio. Lo mio era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesta a dar.


Más ideas
Pinterest
Buscar