Counting and number matching with paper cups. A fun math activity for preschool.

Counting and Number Matching with Paper Cups

Practice number matching with paper cups! It& a fun, hands-on way to learn numbers and counting. So grab the free printable mats and try this math activity

Tenemos en este momento, como protagonista al número 3. Pero hemos guardado también las plantillas del número 1 y del 2.

Tenemos en este momento, como protagonista al número 3. Pero hemos guardado también las plantillas del número 1 y del 2.

Los cursos de iniciación a ABN en Infantil y Primaria, que se están llevando a cabo estos días a propuesta del CIFE Juan de Lanuza, han re...

Los cursos de iniciación a ABN en Infantil y Primaria, que se están llevando a cabo estos días a propuesta del CIFE Juan de Lanuza, han re...

Preparando el material para nuestros números protagonistas.

Preparando el material para nuestros números protagonistas.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Os dejo un nuevo modelo de la tabla del 100 en cuatro hojas independientes, que puedes plastificar y unir, y en las que se distinguen, por sus colores, las unidades y las decenas, como podéis ver en la imagen de ejemplo. Al final del artículo tenéis también disponibles varios enlaces …

Os dejo un nuevo modelo de la tabla del 100 en cuatro hojas independientes, que puedes plastificar y unir, y en las que se distinguen, por sus colores, las unidades y las decenas, como podéis ver en la imagen de ejemplo. Al final del artículo tenéis también disponibles varios enlaces …

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Pinterest
Search