Arturo Miranda
Más ideas de Arturo
Esbats

Una luna iluminada, días antes de la luna llena, es sólo la mitad de brillante que una luna llena. Sin embargo, pocos pueden siquiera notar que no está llena. En su cuarto creciente, la luna es sólo un de lo brillante que es una luna llena.