Fragmento de `Tu voz habla amorosa´ :  ¿Amarme? ¿Quién lo creería? Habla   con la misma voz que nada dice   si eres una música que arrulla.   Yo oigo, ignoro, y soy feliz.

Fragmento de `Tu voz habla amorosa´ : ¿Amarme? ¿Quién lo creería? Habla con la misma voz que nada dice si eres una música que arrulla. Yo oigo, ignoro, y soy feliz.

Poema : `Amor es lo esencial´

El amor es lo esencial, el sexo, sólo accidente. Fernando Pessoa.

Como si cada beso fuera de despedida,  Cloé mía, besémonos, amando.  Tal vez ya nos toque  En el hombro la mano que llama  A la barca que no viene sino vacía;  Y que en el mismo haz  Ata lo que fuimos mutuamente  Y la ajena suma universal de la vida.

Como si cada beso fuera de despedida, Cloé mía, besémonos, amando. Tal vez ya nos toque En el hombro la mano que llama A la barca que no viene sino vacía; Y que en el mismo haz Ata lo que fuimos mutuamente Y la ajena suma universal de la vida.

No soy nada.   Nunca seré nada.   No puedo querer ser nada.   A parte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo.

No soy nada. Nunca seré nada. No puedo querer ser nada. A parte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Para ser grande, sé entero: nada  Tuyo exageres o excluyas.  Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres  En lo mínimo que hagas,  Por eso la luna brilla toda  En cada lago, porque alta vive.

Para ser grande, sé entero: nada Tuyo exageres o excluyas. Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres En lo mínimo que hagas, Por eso la luna brilla toda En cada lago, porque alta vive.

Todo menos el tedio me da tedio.   Quiero sin tener sosiego sosegar.   Tomar la vida todos los días   Como un remedio,   De esos remedios que hay para tomar.   Tanto aspiré, tanto soñé que tanto   De tantos tantos me hizo nada en mí   Mis manos quedaron frías   Sólo de aguardar el encanto   De aquel amor que las calentara al fin.   Frías, vacías, Así.

Todo menos el tedio me da tedio. Quiero sin tener sosiego sosegar. Tomar la vida todos los días Como un remedio, De esos remedios que hay para tomar. Tanto aspiré, tanto soñé que tanto De tantos tantos me hizo nada en mí Mis manos quedaron frías Sólo de aguardar el encanto De aquel amor que las calentara al fin. Frías, vacías, Así.

Pinterest
Buscar