Más ideas de Ana
"Y entre sus raíces se encontraba un corazón, tan pequeño como el frágil puño de un recién nacido, y tan rojo como si se alimentase de sangre humana. Latía con agitación. No ignorando que seis ojos curiosos lo miraban con detenimiento".

"Y entre sus raíces se encontraba un corazón, tan pequeño como el frágil puño de un recién nacido, y tan rojo como si se alimentase de sangre humana. Latía con agitación. No ignorando que seis ojos curiosos lo miraban con detenimiento". Más